Choose language / Choisissez une langue / Wählen Sie Sprache

lunes, 21 de diciembre de 2009

¿Necesitas un SAI? ¿quieres saber cual te conviene?

Imprimir





Un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) es un dispositivo que protege a los dispositivos que se encuentren conectados a él, frente a posibles alteraciones de la corriente eléctrica; subidas o bajadas excesivas de tensión, la ausencia de ella o los famosos "micro-cortes" serían las más habituales. 


En general, tener el equipo informático conectado a un SAI es cuando menos una buena idea. Sin embargo, la mayor o menor conveniencia de adquirir un SAI vendrá determinada en la mayoría de casos por dos parámetros:

     1.-Calidad de la instalación eléctrica de nuestr@ edificio/zona. Según la zona en donde nos encontremos, la calidad que nos ofrece nuestra línea eléctrica será mejor o peor y, aunque problemas podemos tenerlos en cualquier parte, no es lo mismo vivir en una zona residencial de alto standing, donde los cables eléctricos están forrados de terciopelo azul para que no se constipen y los voltios se hablan de usted, que en una zona industrial repleta de máquinas con alto consumo eléctrico, y que en cuanto Antonio el capataz le dá al botón que pone en marcha la cadena de producción, provoca que parpadeen todas las bombillas de la zona en un radio de 25 metros. 

     2.-Fiabilidad requerida. No es lo mismo que estemos hablando de un ordenador que tenemos en casa y que usamos sólo para navegar por Internet, que si hablamos de un equipo que deba estar disponible 24h al día.

     No es que  los que vivan en la citada zona residencial estén exentos de riesgos, ni que al viejo PC que usamos de caja de Pandora no le convenga un SAI, pero obviamente no lo necesitan tanto como en los otros casos, donde se hace imprescindible.

     Para averiguar a qué universidad fueron los voltios que pululan por nuestra instalación eléctrica, podemos usar un tester, si tenemos uno disponible. Bastará con seleccionar medición de CA (o AC) y ponerlo en un valor igual o superior a 220 (generalmente pasará de 200 a 750, así que lo ponemos en 750) e introducimos las puntas del tester en el enchufe donde vayamos a hacer la comprobación. Aunque se supone que el valor obtenido debería ser 220, en la práctica totalidad de los casos, ni será 220, ni tan sólo será el mismo valor todo el rato, sinó que podremos observar como el téster muestra diferente valores a cada momento: 221-219-222-223-221-220-222 etc... Aunque si se obtienen unos valores como estos podemos considerarnos afortunados, podemos ver que la corriente fluctúa en todo momento, influenciada en gran medida por factores como la zona donde nos encontremos, como comentaba antes. En términos generales se considera una tensión aceptable si se mantiene entre 210 y 230 voltios (a mí se me antoja una diferencia excesiva); mayores diferencias pueden provocar fácilmente un mal funcionamiento, aparentemente inexplicable, del PC así como de otros aparatos, o incluso causar, a la larga, una avería. 

     De la misma manera que en las zonas industriales, según decíamos, el sr. Antonio da los buenos días a las empresas cercanas con un guiño en forma de bombilla que se apaga y se enciende, en ocasiones en zonas con una buena calidad, también se sufren variaciones importantes, que provocan desde un simple reset del equipo (a veces un simple reset puede desembocar en perdidas de datos importantes) hasta una avería más seria. Para muestra un botón. En los años en que trabajaba como técnico informático, vendiendo, montando y reparando PCs, cada vez que había una  tormenta eléctrica en la zona, en los dos días siguientes venían varios clientes con un equipo que "se apagó pero no se ha vuelto a encender", "se me quedó congelada la imagen y no respondía", "se hizo un reset y ahora mira que me pasa", etc.... 


     

     En la mayoría de los casos la reparación consistía en un simple cambio de la fuente de alimentación, a la que le había petado algún condensador, pero en otros... El peor caso que recuerdo le sucedió a un señor que apenas recuerdo, pero recuerdo perfectamente su ordenador, porque era la primera vez que yo veía el conector de una fuente de alimentación literalmente soldado a la placa base. Posiblemente mentiría si intentara hacer la lista de las cosas que se estropearon. Que recuerde claramente, la placa base, la fuente de alimentación y la tarjeta gráfica, pero había más cosas. Una reparación de 80.000 de las antiguas pesetas (en euros serían unos 400€, aunque de eso hace casi 10 años, así que es un importe considerable). 

     Pues bien, cuando este señor supo que de haber tenido un SAI aquello no le habría sucedido, mencionó varios nombres del santoral y se acordó varias veces de los que le habían vendido el ordenador, por no comentarle nada de lo que podía pasar. Pero lo cierto es que, si bien creo que entra en las obligaciones de un buen comercial informar de ciertas cosas, es cierto que lo de ese señor no fué para nada un caso normal. De hecho, nos pidió que le hicieramos un informe de la causa de la avería para reclamar a la compañía eléctrica, y logró que le pagaran íntegramente la reparación en pocos días. No comment. En todo caso, no se trata sólo del perjuicio económico que nos pueda causar, sino de la molestia de no disponer de nuestro PC durante el tiempo que dure la reparación, por no hablar de la posibilidad de perder datos valiosos.

En función de nuestras necesidades, disponemos de diferentes tipos de SAI:

-Para un entorno doméstico, se suele optar por los SAIs de línea interactiva. Estos tipos de SAI nos ofrecen protección contra picos, parásitos y sobretensiones. Se caracterizan por actuar únicamente cuando es necesario. Es decir: en cuanto el SAI detecta que se produce una situación de peligro, actúa. Si se produce un corte, se encarga de suministrar energía procedente de la batería de reserva, para darnos el tiempo suficiente de guardar lo que estemos haciendo y apagar el equipo como es debido. Si se produce una sobretensión, la neutraliza. Hay que tener en cuenta que un SAI no es 100% seguro, ya que existe un tiempo de respuesta (el tiempo que pasa entre que se produce la situación anómala y que el SAI la soluciona) y en determinadas ocasiones puede suceder que este tipo de protección no resulte suficiente. 

Para un entorno más exigente, existen los llamados SAIs on-line o de doble conversión. Son equipos que resultan bastante más caros, pero proporcionan una protección realmente eficaz. Su característica más notable es que son capaces de suministrar en todo momento una corriente acondicionada y segura, gracias a que en todo momento se está realizando una doble conversión (AC->DC  y  DC->AC). Son la apuesta más segura, existiendo multitud de tipos para todas las necesidades.

Al margen del tipo de SAI que nos interese, deberemos saber qué carga debe soportar. Esto se puede averiguar más o menos fácilmente revisando el PC y los periféricos que nos interese proteger y sumando las potencias. Por ejemplo, supongamos un PC con una fuente de alimentación de 300W con un monitor que consume 35W, y una impresora multifunción que consume 60W. En total suma 395W, así que para ir bien deberemos adquirir uno con esa capacidad de carga o más. Incomprensiblemente, en la mayoría de sitios no nos hablan de watios sino de VA o VoltiAmperios. Más incomprensiblemente aún, es demasiado habitual que el que nos venda el SAI no sepa a cuantos watios equivalen los VA del aparato. Aunque en realidad es algo más complejo, podríamos decir que W=VA x 0,75. Así pues 390W = 520VA.

Un SAI nos proporcionará una autonomía de entre 2 y muchos minutos. Hay que tener en cuenta que a mayor carga conectada la autonomía será menor, en la misma proporción. También hay que tener en cuenta que el tiempo de autonomía que la mayoría de fabricantes indican en las especificaciones está calculado para el 50% de la carga. Para usos profesionales, existen soluciones para cualquier cosa. Literalmente. 

Espero que si alguien ha sido capaz de aguantar el tostón, le pueda ser de alguna utilidad. Para cualquier duda, sugerencia, comentario, etc... deja tu comentario! ;)

No hay comentarios: